Conoce las 7 diferencias entre hacer una dieta y cambiar tus hábitos de alimentación.

Durante toda mi adolescencia vivi a dieta, una dieta tras otra intentando bajar de peso, conocí a varias nutricionistas y médicos que me daban medicamentos para bajar de peso. La meta era esa: bajar de peso. 

A los 25 años, en plena beca de especialización, haciendo al menos 2 turnos de noche a la semana y trabajando mucho, además de estudiar. Viviendo sola y alimentándome pésimo, fumando y tomando harto y tomando varios medicamentos: estabilizadores del ánimo, antidepresivos, ansiolíticos, anticonceptivos, para prevenir infecciones urinarias, entre otros. Decidí parar y ver como podía ayudarme a sanar.

Hace 14 años inicie mi camino de cambiar mis hábitos de alimentación y estilo de vida y aunque aun queda camino, hoy, 14 años después, estoy completamente sana y alimentándome mejor que nunca en mi vida.

¿Sabes la diferencia entre hacer una dieta y cambiar hábitos?

A continuación, las 7 diferencias entre hacer dieta y cambiar tus hábitos de alimentación.

1.- Creo que la diferencia más importante está en los objetivos, la dieta tiene un objetivo que suele ser bajar de peso o que mejore algún exámen puntual. El cambio de hábitos implica que la meta sea el proceso mismo de cambiar los hábitos, sin esperar más que sentirme cada día mas liviana, cada día con más energía, cada día con mas vitalidad, más cómoda con mi cuerpo: más sana.

2.- Las dietas son en base a pautas preestablecidas de lo que debes comer, a veces incluso con horarios y porciones, sin comprender por qué debes comerlas y sin cuestionarte mayormente como te sientes en el proceso. El cambo de hábitos implica más trabajo, implica educarse sobre los distintos grupos de alimentos, sus nutrientes, como nos afectan, como cocinarlos y meternos en la cocina y prepararlos, hacer consciencia de cómo me siento con cada alimento y empezar a conocer mis necesidades con la idea de mantener aquellos que mejor me hacen y prescindir de los que me enferman.

3.- Las dietas suelen ser por períodos breves de tiempo, porque todo lo que hagas, que no te haga sentido y que haces porque debes hacerlo, terminará aburriéndote, y lo mas probable es que desertarás, dejando la dieta, haciendo una pausa y empezando una nueva dieta al poco tiempo. El cambio de hábitos implica hacer cambios que se van haciendo en períodos largos de tiempo con la idea de que se asienten.

4.- Las dietas implican un cambio radical en tu alimentación de un día para otro y si te sales sueñe acompañarse de una insatisfacción tremenda, culpa y ganas de tirar todo por la borda. El cambio de hábitos implica comprometerse con la propia salud, hacer cambios de forma paulatina y a consciencia según las propias capacidades de innovar, y si bien quizás caigas en las viejas tentaciones, serán a consciencia y teniendo claro que apenas termines retomarás tu camino por lograr cambiar los hábitos de forma sostenida en el tiempo.

5.- Por lo mismo, la mayoría de las dietas, al ser restrictivas, generan mucha angustia y estrés y son más difíciles de sostener, en el mismo momento en que te dices que no puedes consumir “x” alimento, inmediatamente querrás comerlo más que nunca. El cambio de hábitos es consciente, no comerás ese alimento puntual porque  siento que no me hace bien, lo hago desde la decisión consciente de qué es mejor y peor para mi, no porque me prohibí comerlo. Sueltas tu relación toxica con la comida.

6.- Las dietas suelen ser muy restrictivas y por lo general llenas de productos light, lo que resta nutrientes importantes y suma muchos químicos (colorantes, saborizantes, espesantes, preservantes, etc.) El cambio de hábitos implica comer comida de verdad, ya no más productos que me vendan como comida.

7.- La dieta es solo seguir pautas de alimentación porque es lo que debería hacerme bien. El cambio de hábitos implica un trabajo mas profundo: analizar mi relación con la comida y cuando recurro a ella, analizar mis gatillantes de estrés y como respondo a ellos desde mi relación con la comida, que vacíos emocionales o espirituales lleno con comida, es el camino a la sanación real, a nuestra mejor versión.

Y ahora cuéntame en comentarios:

¿Vives a dieta?

¿Cuántas veces a la semana piensas que deberías alimentarte mejor?

¿Cómo es tu relación con la comida?

¡Un abrazo grande!

Loreto

1 comentario
  1. isa
    isa Dice:

    Hola, he estado varios años tratando de volver a mi peso normal, comiendo alimentos permitidos y con la ayuda de medicamentos para la ansiedad y haciendo ejercicio logre bajar algo. Pero hace un mes me han detectado un daño renal y todo cambio, debo seguir un régimen hiposodico, bajo en proteínas, potasio y fósforo, esto me ha resultado muy difícil ya que no tengo claro qué alimentos puedo consumir y solo he tratado de seguir el régimen que me daban en el hospital que no es otra cosa que arroz, fideos, papas y sopa. En ahora que me interesa mucho cambiar mis hábitos para sanarme.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *





© Copyright – Dra. Loreto Hagar – Diseño por Nadia Agudiak





© Copyright – Dra. Loreto Hagar – Diseño por Nadia Agudiak